LA CELESTINA


La Celestina
ver la tapa ampliada
por Fernando de Rojas
Libros En Red, 2010
COLECCIÓN: Teatro (vea otros libros de la misma colección)

Edición Electrónica
(Libro gratis para el Club de Lectores)
Electronic Publication - 247 KB.

Volver a la página del libro


HOJEE EL INTERIOR DEL LIBRO

Calisto. —¡Oh triste!, y ¿cuándo veré yo eso entre mí y Melibea?

Sempronio. —Posible es, y aunque la aborrezcas cuanto ahora la amas, podrá ser alcanzándola y viéndola con otros ojos libres del engaño en que ahora estás.

Calisto. —¿Con qué ojos?

Sempronio. —Con ojos claros.

Calisto. —Y ahora, ¿con qué la veo?

Sempronio. —Con ojos de alinde, con que lo poco parece mucho y lo pequeño grande. Y por que no te desesperes, yo quiero tomar esta empresa de cumplir tu deseo.

Calisto. —¡Oh, Dios te dé lo que deseas, que glorioso me es oírte aunque no espero que lo has de hacer!

Sempronio. —Antes lo haré cierto.

Calisto. —Dios te consuele. El jubón de brocado que ayer vestí, Sempronio, vístelo tú.

Sempronio. —Prospérete Dios por éste y por muchos más que me darás. De la burla yo me llevo lo mejor. Con todo, si de estos aguijones me da, traérsela he hasta la cama. ¡Bueno ando! Hácelo esto que me dio mi amo, que sin merced imposible es obrarse bien ninguna cosa.

Calisto. —No seas ahora negligente.

Sempronio. —No lo seas tú, que imposible es hacer siervo diligente el amo perezoso.

Calisto. —¿Cómo has pensado de hacer esta piedad?

Sempronio. —Yo te lo diré. Días ha grandes que conozco en fin de esta vecindad una vieja barbuda que se dice Celestina, hechicera, astuta, sagaz en cuantas maldades hay. Entiendo que pasan de cinco mil virgos los que se han hecho y deshecho por su autoridad en esta ciudad. A las duras peñas promoverá y provocará a lujuria si quiere.

Calisto. —¿Podríala yo hablar?

Sempronio. —Yo te la traeré hasta acá. Por eso, aparéjate, sele gracioso, sele franco, estudia, mientras voy yo a le decir tu pena tan bien como ella te dará el remedio.

Volver a la página del libro





Hace un tiempito hablábamos de los seudónimos, esos nombres de fantasía que los autores eligen, por distintos motivos, para enmascarar su identidad...