FEMDOM


Femdom
ver la tapa ampliada
por Laura Garmendi
Libros En Red, 2019
COLECCIÓN: Literatura Erótica (vea otros libros de la misma colección)

Edición Electrónica
Precio: US$2.99 (convertir)
Acrobat Reader - 2330 KB.
Agregar a mi bolsa de compras
Electronic Publication - 1004 KB.
Agregar a mi bolsa de compras
Libro en papel (Impresión a pedido)
288 páginas
Precio: US$26.99 (convertir)
Agregar a mi bolsa de compras

Volver a la página del libro


HOJEE EL INTERIOR DEL LIBRO

Estaba en estado de shock. No sabía qué pensar. Daniel no era la persona que yo conocía. Tenía una vida secreta, aunque solo fuera en su imaginación, y me acababa de proponer una forma de relación totalmente distinta de la vivida durante los quince años de matrimonio que ya llevábamos. Me decía a mí misma que ya nada podría ser igual y que, seguramente, si no aceptaba eso, todo se iría acabando entre nosotros. Ya no podríamos continuar como si nada hubiera pasado. De hecho, él ya se había planteado dejarme. Y si lo había considerado era porque nuestra vida en pareja se había convertido para él en una farsa. Me estaba acostando con alguien que estaba deseando todo el tiempo estar con otro tipo de mujer. Yo no era en absoluto esa mujer dominante de su mente. Más bien, todo lo contrario: siempre pendiente de sus necesidades, de sus deseos. ¿Cuántas veces había hecho el amor con él sin demasiadas ganas solo porque él lo deseaba? Y resulta que, mientras tanto, yo solo era la sustituta de sus auténticos apetitos. Ahora me parecía que nunca había estado realmente conmigo en la cama, sino con la otra, con la mujer de sus sueños: con esa súper dómina de su juventud. Todo había sido un fraude. Me sentía rabiosa, celosa, destrozada. ¿Cómo había podido ocultarme una cosa así? ¿Por vergüenza? ¿Por temor a que lo dejara? Bueno, esto último no era tan malo. Por lo menos había tenido alguna razón para continuar conmigo a pesar de todo. ¿Era por amor? ¿Por miedo al rechazo?, ¿a la soledad? No sabía qué pensar. Estaba confundida. Y…, por otra parte, algo se había removido dentro de mí. Mientras me estaba contando sus fantasías, yo me había sentido… No sé. Por un breve instante, me había imaginado a mí misma siendo esa mujer que me describía y creo que hasta me había medio excitado. Tenía que aclararme y necesitaba tiempo.

Volver a la página del libro





Hace un tiempito hablábamos de los seudónimos, esos nombres de fantasía que los autores eligen, por distintos motivos, para enmascarar su identidad...