Libro Nadie ha muerto en San Felipe

NADIE HA MUERTO EN SAN FELIPE

Calificación:
Untitled Document
Puede comprar el libro en los siguientes formatos:
Precio: US$6 (convertir) | Libro electrónico PDF - 1047 KB.
Precio: US$6 (convertir) | Libro electrónico LIT - 437 KB.
Precio: US$32.32 (convertir) | 416 páginas.
Acerca del libro NADIE HA MUERTO EN SAN FELIPE

Centrada en la desaparición de un sindicalista, la novela describe aspectos tenebrosos de la dictadura que padeció la República Dominicana desde 1930 hasta mediados de 1961.

Es la década de los años 50: la dictadura recrudece la represión, y la delación, como un espectro que penetra las fibras de la sociedad a todos los niveles, es convertida en uno de los instrumentos más empleados de los cuales se sirve la dictadura, con el concurso voluntario de los hombres y mujeres más mediocres, para profundizar el estado de terror imperante. En San Felipe, como un reflejo de lo que es usanza cotidiana en todo el país, los funcionarios de todas las categorías intrigan unos contra otros disputándose las migajas del poder puestas en sus manos.
Las muestras de lealtad al régimen, encarnado en el Jefe Supremo, quien es dueño del Estado como de las vidas y haciendas de todo el mundo, acusan extremos increíbles hasta constituir aberraciones de la conducta humana y no hay honra ni incondicionalidad de servicio que pueda resistir la acción envilecedora de quienes, en obediencia a las leyes de hierro, ningunas de ella escrita, impuestas por el tirano y sus principales servidores, se dedican, sin reconocer límites ni fronteras sociales, a consolidar la supervivencia del modelo terrible de estado autoritario.
Pero así como fracasan los esfuerzos por establecer siquiera el destino del sindicalista, por obra, por encima de todo, del miedo a asumir, de hecho, la defensa de la causa sindical, todos cuantos aparentan que sienten pesar por la desaparición del gremialista, no dejan de hacerse cómplices activos y pasivos del crimen en él cometido.
Porque unos y otros, atentos a sus particulares "cálculos egoístas", en tanto se preservan de la intriga, e intrigan, a su vez, y se cuidan de la delación, buscan expresar la lealtad política sin que sus circunstancias personales los puedan exponer a riesgos siquiera ínfimos.
Pero la dictadura no perdona a quienes, como los verdugos del sindicalista, tratan de rentabilizar a su manera sus servicios a la tiranía y son castigados en nombre de una honradez administrativa que dista mucho de expresar la verdadera naturaleza del gobierno.
Es el caso del jefe militar de San Felipe, a quien pierde su ambición de poder y riqueza y es sacrificado con brutalidad superior a la que en sus dominios él aplicaba a sus víctimas.
Pero he aquí también que la servidumbre a la dictadura suele generar frustración y cansancio. Y que hasta entre los casos de más aparente y acendrada identidad con los postulados del régimen pueden producirse deserciones.
Pero ninguna situación envilecedora pudo impedir que las manifestaciones más comunes del amor sirvieran de callado refugio a la desdicha ni que la esperanza diera su aliento generoso a quienes se atrevían a creer posible la existencia de un mundo menos tortuoso.
 

COMENTARIOS DEL LIBRO Nadie ha muerto en San Felipe
  • dijo:

    RESULTA MUY DOLOROSO Y PREOCUPANTE, QUE UN LIBRO DE MANUEL SEVERINO, AUNQUE HIPOTÉTICAMENTE NO SEA SUSTANCIOSO, NO HAYA LLAMADO LA ATENCIÓN DE LA GENTE, POR LO MENOS DE LA GENTE DE PUERTO PLATA QUE CONOCIÓ A MANUEL Y SABE QUE FUE UN PERIODISTA BRILLANTE Y TALENTOSO. LA NOVELA "NADIE HA MUERTO EN SAN FELIPE" ES UN APORTE GRANDIOSO A LA BIBLIOGRAFIA DOMINICANA, Y PUDIERA DECIRSE, UN ELEMENTO DE GRAN VALÍA EN LA NARRATIVA CONTEMPORÁNEA. CREO QUE MANUEL SEVERINO, MERECE UN GRAN RECONOCIMIENTO PÓSTUMO POR ESTE APORTE TRASCENDENTAL A LA NOVELISTICA DOMINICANA. ATTE. CARLOS ACEVEDO

    13/08/2012 12:38p.m. ¿Te pareció interesante este comentario?  |  Responder  -  Reportar como inapropiado
HACER UN COMENTARIO


Hace un tiempito hablábamos de los seudónimos, esos nombres de fantasía que los autores eligen, por distintos motivos, para enmascarar su identidad...