Libro La espada asesina

LA ESPADA ASESINA

Por  

Calificación:
Untitled Document
Puede comprar el libro en los siguientes formatos:
Precio: US$6.9 (convertir) | Libro electrónico PDF - 983 KB.
Precio: US$6.9 (convertir) | Libro electrónico ePub - 231 KB.
Precio: US$24.32 (convertir) | 232 páginas.
Acerca del libro LA ESPADA ASESINA

El protagonista central de este libro es Jehová, el dios de la mitología judía. Un dios vengador y castigador, siempre colérico y siempre sediento de sangre.

Esta es también la historia de la Palabra de Dios como nunca antes ha sido relatada.
La Biblia es la columna sobre la que se asientan imperios religiosos y millares de sectas cristianas. Millones de creyentes que la leen pero no la estudian sostienen que es el Libro de los Libros, sagrada escritura dictada por Dios a determinados hombres.
En este viaje por la geografía bíblica, desde el Génesis hasta el Apocalipsis, Vidal Mario revela que la Biblia no es lo que parece ser: que es, en realidad, una de las obras literarias más violentas y más cargadas de fantasías que se le hayan entregado al hombre.
COMENTARIOS DEL LIBRO La espada asesina
  • dijo:

    Baichell tiene razón: arremeter contra las creencias de otras personas o de otras etnias es una infamia. Pero es justamente lo que hace su amado Dios a lo largo de casi todo el Antiguo Testamento, según los autores anónimos de los numerosos libros que lo componen. Ordena que se consagren a la ex terminación a los pueblos que nunca han oído hablar de él, pero es incapaz de acabar con sus rivales. Ni lo intenta. Donde tan solo hay odio, tiranía, traición y crueldad, Baichell ve amor, luz y vida, lo que hace sospechar que nunca ha leído detenidamente el Antiguo Testamento. Para mi comentario acerca del libro mismo, una sola palabra me basta: ¡Bravo! Lulu, alias Luciano Marolo.

    06/03/2014 04:34p.m. ¿Te pareció interesante este comentario?  |  Responder  -  Reportar como inapropiado
  • dijo:

    La maldad más grande que un ser humano puede hacer a otro es intentar matar al Dios en que este último cree. Para bien o para mal las religiones han contribuido al desarrollo de una conciencia moral colectiva, que nos sitúa por encima de las demás especies. Ninguna creencia religiosa es mejor que otra. Todas contribuyen por el desarrollo de un ethos, de una elevación de la conciencia y de la espiritualidad, para poder situarnos en la otredad, solo así podremos experimentar compasión, misericordia, fraternidad, común-unidad, sentido de pertenencia con la raza humana y con el planeta. Decir que el Dios de la Biblia tiene "un lado negativo", es desconocer la esencia misma de Dios, y lo que es peor, hablar de un ser al que se desconoce. Porque cuando se le conoce, se le ama. Y cuando se le ama, se descubre que todo en él es amor, luz y vida. La ignorancia es atrevida, y la ignorancia de este siglo a lo bueno llama malo y a lo malo, bueno.

    14/10/2013 07:08p.m. ¿Te pareció interesante este comentario?  |  Responder  -  Reportar como inapropiado
  • dijo:

    Es tendencioso escribir sobre un tema aislándolo de el propósito principal. En la Biblia ese propósito es la salvación de todos los pecadores. Y prueba de ello es que Dios envía a su único Hijo para que todos tengamos esa gran oportunidad de ser salvos de la condenación eterna. En la Biblia de Génesis a Apocalipsis este es el gran propósito de Dios. Pasarlo por alto revela ignorancia y propósitos egoístas, mercantiles y publicistas como hace Dan Brown que se monta en la gran fama del pintor italiano Leonardo da Vinci pero sobretodo de la Sagrada Escritura y El Señor Jesucristo para sus viles y nefastos propósitos. Pastor Raúl Díaz. Chihuahua México.

    12/10/2013 09:21a.m. ¿Te pareció interesante este comentario?  |  Responder  -  Reportar como inapropiado
  • dijo:

    Aunque no he leído el libro, el tema es apasionante y revelador. La religión y la política son similares en las pasiones que encienden, dadas sus características tan relacionadas al ser humano. Sólo un reducido número de personas han leído alguna versión bíblica en su totalidad, y las opiniones sobre Dios muchas veces vienen dadas más por la práctica, la costumbre, el aprendizaje hogareño y las experiencias personales propias y ajenas, que por un estudio metódico y amplio de la literatura bíblica y los hechos inherentes. Se teme "hablar mal de Dios", en la misma forma como se teme hablar mal de un líder político adorado, puesto que se teme manchar, enlodar lo que sustenta la fe en él, obviando aceptar y revisar sus errores, omisiones o defectos para mantener la imagen "perfecta, ideal, impoluta y prístina" que nuestros deseos y convicciones pretenden mantener para salvaguardar esa misma fe. Creo que ampliar la visión sobre Dios explorando su posible lado negativo, y aún así aceptarlo, es más sincero y honesto para con nuestras creencias. ARPETA tiene razón en mucho de su comentario.

    11/10/2013 12:52a.m. ¿Te pareció interesante este comentario?  |  Responder  -  Reportar como inapropiado
1 2
HACER UN COMENTARIO


Hace un tiempito hablábamos de los seudónimos, esos nombres de fantasía que los autores eligen, por distintos motivos, para enmascarar su identidad...