ROBIN HOOD


Robin Hood
ver la tapa ampliada
por Anónimo
Libros En Red, 2000
COLECCIÓN: Biblioteca Clásica (vea otros libros de la misma colección)

Edición Electrónica
(Libro gratis para el Club de Lectores)
Acrobat Reader - 892 KB.
Microsoft Reader - 274 KB.

Volver a la página del libro


HOJEE EL INTERIOR DEL LIBRO

–Caballeros, nos hemos librado de Edward Fitzwalter y también de Richard At Lea. Pero mientras ande suelto Robin, no nos dejará vivir tranquilos. Ese joven es muy peligroso –dijo Guy de Gisborne.

–Estoy de acuerdo –intervino Hugo de Reinault–. Estoy seguro de que sospecha algo sobre lo ocurrido con At Lea, y no cejará en su empeño hasta averiguarlo. Conozco muy bien a ese joven sajón.

–Entonces, Guy de Gisborne, atacad su castillo –dijo el príncipe Juan–. Todos colaboraremos con nuestros soldados. Además, ese joven es muy rico. Nos quedaremos con su castillo, con sus tierras y con sus bienes. Nos repartiremos todo.

Tomada la decisión, los caballeros se dispersaron. Pocos días después, según lo convenido, un numeroso ejército, nutrido con hombres de diversa procedencia, rodeaba el castillo de Sherwood, preparado para el asalto.

Por su parte, los hombres de Robin de Fitzwalter permanecían en sus puestos día y noche. Todos ellos mantenían alto el ánimo. Estaban dispuestos a todo en defensa de la ley, y con la seguridad y tranquilidad de espíritu que produce estar cargado de razón.

Volver a la página del libro



Los clientes que compraron Robin Hood, también compraron los siguientes libros:
- Cumbres borrascosas
- Drácula
- El remedio del amor


Hace un tiempito hablábamos de los seudónimos, esos nombres de fantasía que los autores eligen, por distintos motivos, para enmascarar su identidad...