M. LA VISITA DE UN ÁNGEL QUE CAMBIÓ MI VIDA


M. La visita de un ángel que cambió mi vida
ver la tapa ampliada
por Alejandro M. Riquelme Royo
Libros En Red, 2005
COLECCIÓN: Ciencia Ficción (vea otros libros de la misma colección)

Edición Electrónica
Precio: US$6.90 (convertir)
Acrobat Reader - 645 KB.
Agregar a mi bolsa de compras
Microsoft Reader - 690 KB.
Agregar a mi bolsa de compras
Libro en papel (Impresión a pedido)
168 páginas
Precio: US$20.86 (convertir)
Agregar a mi bolsa de compras

Volver a la página del libro


HOJEE EL INTERIOR DEL LIBRO

Contacto en la montaña

Al llegar cerca de la gruta de la Virgen, que se encontraba a medio camino del pueblo, la niebla se puso más densa aún, y me pareció ver una pequeña luz amarillenta como a cincuenta metros de distancia. Bajé un poco la velocidad y me acerqué cada vez más despacio. Era M, sin duda, pero no lograba distinguirlo, estaba como difuso. Más que en sus apariciones anteriores. Bajé del auto y me acerqué:
-¿Eres tú? -pregunté.
-Sí -me respondió.
-¿Por qué estás diferente?, estás medio borroso?
-Se debe a que tus vibraciones han bajado el nivel del pulso del color amarillo.
-Sí, lo he notado. Es que no he estado bien últimamente.
-Es por la muerte de tu padre -me dijo.
-Creo que sí, es que?
-Bueno, hablemos sobre ello -repuso.
-No, no quisiera recordar... Lo que pasa es que he estado pensando...
-En la muerte -me dijo.
-Sí, en la muerte y en mi muerte -le dije-. Para qué me estoy preocupando tanto de mis vibraciones y de cerrar el círculo, si tal vez con ello estoy apresurando la llegada del fin de mis días, y para qué...
-No tiene nada que ver una cosa con otra. Tu destino ya está trazado de antemano, y aunque logres cerrar el círculo antes de tu hora final, no necesariamente mueres.
-¿Y cómo podría reemplazarte, entonces? -exclamé.
-Cerrando el círculo, estarás más cerca de la perfección, y cuando llegue tu hora, recién podrás reemplazarme.
Sentí un cierto alivio con sus palabras, pero igual ya el tema de la perfección era demasiado para mí.
-¿Cómo está mi padre? -pregunté, repentinamente.
-Bien, está consciente del nivel que alcanzó en su curva de evolución al momento de morir, y tendrá que reconvertirse. No es la primera vez que le pasa.
-¿Por qué le ha pasado eso?
-Por falta de amor -me dijo-. Tu padre sufrió desde pequeño y fue incapaz de equilibrar sus actos y sentimientos, de acuerdo con la curva de su evolución, y no logró vibraciones del color amarillo, suficientes como para cerrar el círculo.
-¿Y su duplicado? -inquirí-, ¿acaso su labor no era precisamente esa... ayudarle a que mejorara, a que fuera más consciente de sus actos?
-No me cabe duda de que trató e hizo lo que más pudo, pero las experiencias negativas marcan más a una persona que a otra.
-¡Bonito! -dije, molesto-, qué culpa tiene uno, si tiene en la vida experiencias más negativas o más positivas, qué sentido tiene?
-Es la oportunidad de ser perfectos cada vez.

Volver a la página del libro





Hace un tiempito hablábamos de los seudónimos, esos nombres de fantasía que los autores eligen, por distintos motivos, para enmascarar su identidad...