LA INFLUENCIA MALDITA DE LOS DIOSES AZTECAS EN EL MÉXICO DE HOY


La influencia maldita de los dioses aztecas en el México de hoy
ver la tapa ampliada
por Adalberto R. Melessio
Libros En Red, 2017
COLECCIÓN: Novelas (vea otros libros de la misma colección)

Edición Electrónica
Precio: US$7.00 (convertir)
Electronic Publication - 1084 KB.
Agregar a mi bolsa de compras

Volver a la página del libro


HOJEE EL INTERIOR DEL LIBRO

Todos corrieron hacia el acantilado y se asomaron esperando verla estrellada en las ásperas rocas allá abajo. No había nada, luego siguieron la mirada de Totl y levantaron la vista. Entonces la vieron, es decir, vieron un águila enorme, como la que los había atacado al subir la ladera, con el ánfora entre las garras saliendo del barranco rumbo a los cielos.

–¿Qué es... qué es? –balbuceó el Flaco–, ¿por qué me quitó el ánfora que era mi seguro de vida, mi protección?

–Era tu protección contra el demonio de fuego, pero no contra esos –le dijo Totl señalando el cielo hacia el lado opuesto, desde donde venían dos helicópteros que se acercaban hacia donde ellos estaban.

El Flaco todavía preocupado por su pérdida y volteando nuevamente a ver el águila, preguntó:

–¿Qué hará con la jarra?

–Es una nahual, una nahual en línea directa y entrenada por grandes tlamatinimes (magos, sabios aztecas conocedores de las dinámicas leyes de la conciencia del ser) –contestó Totl, sonriente y con los ojos medio cerrados, disfrutando del recuerdo de su propia experiencia remontando los cielos con sus propias alas de poder Nahualli, y agregó–: Ella y los sacerdotes guardianes invocarán al espíritu de un gran tlamatinime, el Nahual mayor, trayéndolo del Ilhuícatl (el cielo donde moran los elegidos), y tratarán de desenterrar del tiempo a la diosa Cihuacóatl, el espíritu que vaga por el manto de los siglos condenado a seguir así hasta que encuentre la forma de remediar su error y redimir a su pueblo; y si logran sacarla del lodo de los siglos y del Tonatiuh Ilhuícatl (cielo sol, cielo luz) ella y Quauchiyehualli, el nahual mayor, los ayudarán y guiarán para entre todos hacer el protocolo de la búsqueda y encuentro del elemento perdido, las perlas–almas, y unirlas en una ceremonia especial reconstruyendo el hechizo original con el fin de revertir con él este infierno que desataste al abrir la Toxcatl, dejar escapar las perlas y activar la maldición.

Volver a la página del libro





Hace un tiempito hablábamos de los seudónimos, esos nombres de fantasía que los autores eligen, por distintos motivos, para enmascarar su identidad...