GRANDES ESPERANZAS


Grandes esperanzas
ver la tapa ampliada
por Charles Dickens
Libros En Red, 2003
COLECCIÓN: Grandes Novelas (vea otros libros de la misma colección)

Edición Electrónica
(Libro gratis para el Club de Lectores)
Acrobat Reader - 2068 KB.
Microsoft Reader - 530 KB.

Volver a la página del libro


HOJEE EL INTERIOR DEL LIBRO

–¡Estate quieto! –gritó una voz espantosa, en el momento en que un hombre salía de entre las tumbas por el lado del pórtico de la iglesia–. ¡Estate quieto, demonio, o te corto el cuello!

Era un hombre terrible, vestido de basta tela gris, que arrastraba un hierro en una pierna. Un hombre que no tenía sombrero, que calzaba unos zapatos rotos y que en torno a la cabeza llevaba un trapo viejo. Un hombre que estaba empapado de agua y cubierto de lodo, que cojeaba a causa de las piedras, que tenía los pies heridos por los cantos agudos de los pedernales; que había recibido numerosos pinchazos de las ortigas y muchos arañazos de los rosales silvestres; que temblaba, que miraba irritado, que gruñía, y cuyos dientes castañeteaban en su boca cuando me cogió por la barbilla.

–¡Oh, no me corte el cuello, señor! –rogué, atemorizado–. ¡Por Dios, no me haga, señor!

–¿Cómo te llamas? –exclamó el hombre–. ¡Aprisa!

–Pip, señor.

–Repítelo –dijo el hombre, mirándome–. Vuelve a decírmelo.

–Pip, Pip, señor.

–Ahora indícame dónde vives. Señálalo desde aquí.

Yo indiqué la dirección en que se hallaba nuestra aldea, en la llanura contigua a la orilla del río, entre los alisos y los árboles desmochados, a cosa de una milla o algo más desde la iglesia.

Aquel hombre, después de mirarme por un momento, me cogió y, poniéndome boca abajo, me vació los bolsillos. No había en ellos nada más que un pedazo de pan. Cuando la iglesia volvió a tener su forma –porque fue aquello tan repentino y fuerte, el ponerme cabeza abajo, que a mí me pareció ver el campanario a mis pies–, cuando la iglesia volvió a tener su forma, repito, me vi sentado sobre una alta losa sepulcral, temblando de pies a cabeza, en tanto que él se comía el pedazo de pan con hambre de lobo.

–¡Sinvergüenza! –exclamó aquel hombre lamiéndose los labios–. ¡Vaya unas mejillas que has echado!

Creo que, en efecto, las tenía redondas, aunque en aquella época mi estatura era menor de la que correspondía a mis años y no se me podía calificar de niño robusto.

–¡Así me muera, si no fuese capaz de comérmelas! –dijo el hombre, moviendo la cabeza de un modo amenazador–. Y hasta me siento tentado de hacerlo.

Volver a la página del libro



Los clientes que compraron Grandes esperanzas, también compraron los siguientes libros:
- ¿Cómo vendo más seguros?
- La tienda de los juguetes mágicos
- Amor con amor se paga


Hace un tiempito hablábamos de los seudónimos, esos nombres de fantasía que los autores eligen, por distintos motivos, para enmascarar su identidad...