EL ABANICO DE LADY WINDERMERE. COMEDIA EN TORNO A UNA MUJER BUENA


El abanico de lady Windermere. Comedia en torno a una mujer buena
ver la tapa ampliada
por Oscar Wilde
Libros En Red, 2000
COLECCIÓN: Teatro (vea otros libros de la misma colección)

Edición Electrónica
(Libro gratis para el Club de Lectores)
Acrobat Reader - 554 KB.
Microsoft Reader - 349 KB.

Volver a la página del libro


HOJEE EL INTERIOR DEL LIBRO

LORD DARLINGTON (Siempre sentado en el centro.). –¡Oh! En la actualidad, hay tanta gente en sociedad que pretende ser buena, que me parece casi una prueba de grata y modesta disposición pretender ser malo. Además, es preciso confesarlo. Si pretende uno ser bueno, el mundo le toma a uno muy en serio. Y si pretende ser malo, sucede lo contrario. Tal es la asombrosa estupidez del optimismo.

LADY WINDERMERE. –Entonces, ¿usted no quiere que el mundo le tome en serio, lord Darlington?

LORD DARLINGTON. –No, el mundo, no. ¿Quién es la gente a la que el mundo toma en serio? Toda la gente más aburrida para mí, desde los obispos para abajo. Me gustaría que me tomase usted en serio, lady Windermere; usted más que nadie en la vida.

LADY WINDERMERE. –¿Por qué yo?

LORD DARLINGTON (Después de una breve vacilación.). –Porque creo que podríamos ser grandes amigos. Puede usted necesitar algún día un amigo.

LADY WINDERMERE. –¿Por qué dice usted eso?

LORD DARLINGTON. –¡Oh!... Todos necesitamos a veces amigos.

LADY WINDERMERE. –Creo que somos ya buenos amigos, lord Darlington. Podemos seguir siéndolo siempre, mientras usted no...

Volver a la página del libro



Los clientes que compraron El abanico de lady Windermere. Comedia en torno a una mujer buena, también compraron los siguientes libros:
- El retrato de Dorian Gray
- El hombre mediocre
- El Divino Narciso


Hace un tiempito hablábamos de los seudónimos, esos nombres de fantasía que los autores eligen, por distintos motivos, para enmascarar su identidad...