APOLOGÍA DE SÓCRATES AL JURADO


Apología de Sócrates al jurado
ver la tapa ampliada
por Jenofonte
Libros En Red, 2011
COLECCIÓN: Filosofía y Teoría Social (vea otros libros de la misma colección)

Edición Electrónica
(Libro gratis para el Club de Lectores)
Acrobat Reader - 230 KB.
Electronic Publication - 41 KB.

Volver a la página del libro


HOJEE EL INTERIOR DEL LIBRO

Estaba presente un tal Apolodoro, amigo apasionado de Sócrates, pero persona simple por lo demás, que dijo:

—Pero es que yo, Sócrates, lo que peor llevo es ver que mueres injustamente.

Y entonces Sócrates, según se cuenta, le respondió, acariciándole la cabeza:

—¿Preferirías entonces, queridísimo Apolodoro, verme morir con justicia que injustamente?

Y al mismo tiempo le sonrió. Se cuenta también que, al ver pasar a Ánito, dijo:

—Ahí tenéis a ese hombre lleno de orgullo, convencido de que ha llevado a cabo una hazaña grande y noble con haberme hecho matar porque, al ver que la ciudad lo honraba con las mayores distinciones, dije que no debía educar a su hijo en el oficio de curtidor. ¡Pobre desgraciado, que no sabe, al parecer, que aquel de nosotros dos que haya dejado hechas las obras más útiles y más hermosas para siempre, ése será el vencedor! Pero —siguió diciendo— tal como Homero ha atribuido a algunos de sus personajes en el momento de su muerte pronosticar el porvenir, también yo quiero hacer una profecía. Tuve una breve relación con el hijo de Ánito y me pareció que no era de espíritu débil, por lo que afirmo que no permanecerá en la vida servil que su padre preparó para él, sino que, por no tener ningún consejero diligente, caerá en alguna pasión vergonzosa y llegará lejos en la carrera del vicio.

Volver a la página del libro





Hace un tiempito hablábamos de los seudónimos, esos nombres de fantasía que los autores eligen, por distintos motivos, para enmascarar su identidad...