Rubén Trinidad
RUBÉN TRINIDAD
1976 Nacionalidad dominicana

Esculpir con el cincel de una pluma la novel efigie de una obra literaria es tarea ardua y dudosa. Después de haber leído en exceso, degustando con excelsa fruición los libros que ostentan analogía con nuestro carácter, emana de nosotros la exquisita inquietud de crear obras igualmente majestuosas e inmortales.

Pero ¿de dónde surge este imperioso anhelo que, como un rayo súbito y portentoso, se inocula en nuestra vida, ejerce la regia oblación de nuestro espíritu y nos hace amar con vehemencia el arte más sublime y revolucionario? Bien es sabido que el hábito de la lectura nos genera frutos prodigiosos no cuando nos lo inculcan los otros, sino cuando nos lo imponemos nosotros mismos, impelidos por un pasional entusiasmo.

Esta noble inclinación surgió en el autor en las siguientes circunstancias: era el invierno de 1993. A esa edad (17 años), un funesto aluvión de fracasos extirpó toda posible autoestima que pudiera tener. Las constantes desilusiones en el trato social lo tornaron tímido, esquivo y un tanto solitario, con un gran sentimiento de inferioridad. Hasta que un día descubrió que era deseado, pero la triste condición de su pasado no le permitió aprovechar aquel gran amor que el destino le regalaba. Para mutilar aquella frustración, se refugió en la lectura y en la escritura; el resultado son dos libros: El Rey Salomón (2001) y Los Expósitos (2003).

Títulos publicados en LibrosEnRed:

Los expósitos

Colección: Biblioteca Latinoamericana
2009

Ramiro es un incipiente escritor que se arriesga a seguir el desolado sendero de la cultura, convencido de su superioridad intelectual. Lugo, su hermano gemelo, es un joven esnobista y veleidoso: se halla portentosamente atraído por el oro, el poder y las féminas. Aurelia es una hermosa mujer, poseedora de un sutil sortilegio y una sensualidad arrobadora, que no ostenta creencias religiosas ni profesa sentimientos morales.


A través de los siglos, la manifestación del pensamiento ilustrado ha padecido férreas e injustas inhibiciones; sus artífices sucumbieron inexorablemente bajo la férula de liberticidas que, en nombre de deidades míticas, defendieron con encono sus prejuicios más eminentes y arraigados.
La "santa" Inquisición constituye un ejemplo inequívoco. La hegemonía eclesiástica imponía, con zarpa tiránica, sus insipientes convencionalismos a todo el orbe pretérito. Inteligencias preclaras e intelectos preeminentes fueron pulverizados ignominiosamente. En 1553, Miguel Servet agonizaba en la hoguera, acusado de herejía por su oposición al concepto de la trinidad. En 1600, Giordano Bruno corrió igual suerte; se negó a abjurar de sus creencias afirmando que la tierra no era inmóvil y que el sol y los demás planetas no se desplazaban alrededor de ella.
Después de la abolición de la Inquisición y del arribo del hombre a una civilización más tolerante, ¿habrá sido extirpado del ente humano el odio irracional suscitado por el talento, que revela, tras la densa niebla de lo ignoto, las más excelsas verdades?
Las vicisitudes que embargan la vida del protagonista de esta obra dan una respuesta fehaciente a este interrogante. Ramiro se esfuerza por mantener incólume la higiene de su mentalidad y por exhibir la consolidación de su intelecto, sin sospechar que la maledicencia, arrebatada de amargura y de furor, estaba observándolo.


Untitled Document
Puede comprar el libro en los siguientes formatos:
Precio: US$7.9 (convertir) | Libro electrónico PDF - 670 KB.
Precio: US$7.9 (convertir) | Libro electrónico LIT - 278 KB.
Precio: US$17.2 (convertir) | 112 páginas.
Los expósitos - capítulo gratis

Colección: Biblioteca Latinoamericana
2010

Décimo capítulo de la obra.
Ramiro es un incipiente escritor que se arriesga a seguir el desolado sendero de la cultura, convencido de su superioridad intelectual. Lugo, su hermano gemelo, es un joven esnobista y veleidoso: se halla portentosamente atraído por el oro, el poder y las féminas. Aurelia es una hermosa mujer, poseedora de un sutil sortilegio y una sensualidad arrobadora, que no ostenta creencias religiosas ni profesa sentimientos morales.
Untitled Document
Puede descargarse el libro gratis:
Descargar


Hace un tiempito hablábamos de los seudónimos, esos nombres de fantasía que los autores eligen, por distintos motivos, para enmascarar su identidad...