Perseval
PERSEVAL
7/3/1957 Nacionalidad venezolana

Nació en Caracas, Venezuela, en 1957. Estudió Educación en la misma ciudad donde nació, y se dedicó a la enseñanza de la Biblia en la iglesia Hermanos en Cristo de Venezuela. Allí contrajo matrimonio; de esa unión tuvo tres hijos varones. Posteriormente, tuvieron que huir de Venezuela -en el año 2004-, pues las ideas democráticas y bíblicas no tenían cabida, desde su punto de vista, en el gobierno de turno.

Ya establecido en Estados Unidos, publicó su primer libro, El hombre que tenía los ojos abiertos, como una crítica a la sociedad occidental. Al año siguiente, publicó El Anticristo 666, basado en los textos bíblicos pero escrito en forma de novela, para que el lector tenga una pequeña visión sobre los acontecimientos del futuro.

Actualmente pertenece a la iglesia Presbiteriana El Redentor de la ciudad de Oviedo en Florida, donde se desempeña como maestro de la escuela dominical. Tanto él cómo su esposa e hijos trabajan activamente para la obra de Cristo en la Florida.

Títulos publicados en LibrosEnRed:

El anticristo 666

Colección: Novelas
2007

¿Cómo se apareció el anticristo en el milenio?


Una parábola que retoma lo mejor de la tradición cristiana.


Untitled Document
Puede comprar el libro en los siguientes formatos:
Precio: US$2 (convertir) | Libro electrónico PDF - 305 KB.
Precio: US$2 (convertir) | Libro electrónico LIT - 335 KB.
Precio: US$10.51 (convertir) | 76 páginas.
El hombre que tenía los ojos abiertos

Colección: Ciencia Ficción
2006

Un astronauta que va en misión hacia el planeta Venus se pierde en Este. Pasa el tiempo sin que vuelva a la Tierra y el mundo lo da por muerto.
Pero él sigue vivo, sólo que ha cambiado mucho después de sus experiencias. Ahora adopta una actitud totalmente distinta hacia los seres humanos. Y tiene un mensaje importante para dar.
Untitled Document
Puede comprar el libro en los siguientes formatos:
Precio: US$2 (convertir) | Libro electrónico PDF - 226 KB.
Precio: US$2 (convertir) | Libro electrónico LIT - 200 KB.


Hace un tiempito hablábamos de los seudónimos, esos nombres de fantasía que los autores eligen, por distintos motivos, para enmascarar su identidad...