PEDRO JAVIER LAMORTE

Pedro Javier Lamorte nació el 7 de mayo de 1999, en Montevideo, Uruguay, en el hospital La Española. Hijo del matrimonio formado por Marianella Ciompi, psicóloga, y Sergio Lamorte, empresario, y segundo hermano en una familia de cinco hijos, dos varones y tres mujeres. Fue bautizado en la iglesia de San Francisco de Sales y tomó la comunión en La Misericordia.

Cursó primaria en el Colegio y Liceo Monte VI. En el tercer año de secundaria se cambió al Colegio y Liceo Santa Rita, donde continúa hasta el día de hoy con sus estudios.

Títulos publicados en LibrosEnRed:

Crónicas de un loco enamorado

Colección: Literatura Juvenil
2015

Te convenciste de que el amor no podía morir, y aun así tus lágrimas se derraman sobre los huesos de tu amada. Prometieron que te serían fieles, pero llevas en la espalda las cicatrices que te hicieron. Este mundo está podrido, ¿no lo crees? No me mires así, no fue culpa mía que esto sucediera. Fue tuya. Tu locura nos llevó a esto. 


¿Que me calle? ¿Te molesto? Qué pena. Si quieres puedes ahorcarte en este árbol de aquí, no te lo impediré. Es un lindo árbol para ahorcarse. Hazlo. Muere. Vete de este mundo como lo han hecho tus logros y sueños. Corre tras ellos, igual no podrás alcanzarlos. Tus logros ya son historia y tus sueños… no busques en el mundo de los muertos a quien camina entre los vivos. Tus sueños renacerán en forma de una joven. En este mundo destruido por la guerra aún se puede amar, y tú, loco enamorado, querrás verlo, ¿o me equivoco?


Untitled Document
Puede comprar el libro en los siguientes formatos:
Precio: US$6 (convertir) | Libro electrónico PDF - 662 KB.
Precio: US$6 (convertir) | Libro electrónico ePub - 492 KB.
Precio: US$15.9 (convertir) | 96 páginas.
Crónicas de un loco enamorado. Capítulo gratis

Colección: Literatura Juvenil
2015

Capítulo gratis del libro.


Veo al cielo y allí están las estrellas. Las miro e imagino a un Neruda escribiendo los versos más tristes. Las observo y pienso en Galileo revolucionando el mundo como se conocía. Y, por sobre todo, me recuerdan a ti. A pesar de ya no estar aquí, siguen iluminando la Tierra. Igual que vos. Te fuiste para jamás regresar y aun así sigues siendo lo que ilumina mis noches. ¿Sabes? Antes creía que todo era una ilusión. La estrella está muerta. Lo que brilla es su luz, no la estrella misma. Lo que me salva cada noche, no eres vos, sino tu recuerdo. Y todo debido al tiempo. Esa ilusión que gobierna nuestra realidad… o eso creía yo que era…

Pero ahora, te juro que siento como el tiempo fluye. En la brisa de la mañana, en las oleaje del mar, en la danza de las estrellas. Mi reloj se había detenido y, ahora, una joven hizo que mi corazón volviera a latir. Aunque… es una pena, ¿sabes? Los vivos deben morir, y mi hora se acerca. Me lo dice el árbol bajo el que estoy parado y bajo el cual estás enterrada.

Soy feliz. Dentro de poco volveré a verte. Pero aún no. Debo hacer algo. ¿Podrías esperar un poco más? Pronto estaremos juntos. Prometo llevar tus flores preferidas. Aguarda mi muerte y recíbeme en tus tibios brazos.


Untitled Document
Puede descargarse el libro gratis:
Descargar


Hace un tiempito hablábamos de los seudónimos, esos nombres de fantasía que los autores eligen, por distintos motivos, para enmascarar su identidad...