LibrosEnRed

540 789 personas reciben este boletín

Boletín de LibrosEnRed Nº 94
 28 de noviembre de 2008
trans
"La única influencia de la que uno debe defenderse es la de uno mismo." 
Adolfo Bioy Casares (1914-1999), escritor argentino

En este número:

01



Hace un tiempo hablamos de cómo todo se transforma en nombre y de las gracias, las desgracias y condicionamientos que pueden acarrear los bautismos. Colectamos muchos testimonios sobre el tema. Podemos empezar, por ejemplo, por aquellos que se ajustan como un guante a la personalidad, aspecto o profesión de la persona. Es el caso que comenta Mariana Z, quien aseguró conocer al contador Platarotti y al doctor Bustos, médico mamario.

Zoilaperezsosa, por su parte, testificó la existencia de un tal Armando Paredes, arquitecto. Moylder dice conocer a los miembros de la familia Negrón, todos efectivamente "muy morenitos". Mayckyn sabe de una dermatóloga cuyos apellidos son "Espino Barros". Y monica romero habló una vez con una persona cuyo apellido era "Conejo Cejudo", miembro -para colmo- de la industria mexicana de alimentos. 

Pero también están los nombres paradójicos. Edabal resalta que el defensor de menores de Buenos Aires (a cargo de casos de violencia familiar) se llama Dr. Garrote. Sekh recuerda a una amiga de su madre, que, llamándose Blanca, era afroamericana.

Cuando más que coincidencia hay contraste, el chiste se impone. Jennifer tiene presente a una profesora muy poco agraciada, reemplazante en la materia de matemáticas, de nombre Uberlinda, a quienes los alumnos recibían con la siguiente leyenda en el pizarrón: "uber....????". Luego está el caso, cuanto menos, inquietante, del médico ginecológico de apellido Matadamas, reportado por Selkett.

Y quedan los nombres insólitos, como el tan musical que recuerda mad1974: "Aliro Lara Lira". Adrianamonica no olvida a su conocida Demencia Siniestro. Y chupi, como es de esperar, tiene grabada en la cabeza determinada combinación de apellido materno y paterno: el primero, Mier, el segundo, Daza. Nadie recuerda hoy el primer nombre de la mujer, que quedó opacado por razones obvias.

Pero por suerte hay revancha. Todos podemos elegir hoy en día nuestro nickname, nuestro nombre virtual, nuestro alias para el messenger o para participar en un foro. Todos podemos dejar a un lado nuestro nombre real y elegir uno de fantasía, según nuestras aficiones e intereses. Podemos autobautizarnos y darnos a conocer como queramos.

Los nicknames pueden provenir de apodos, partes de canciones, chistes o alusiones a famosos. Están quienes prefieren algo parecido a un nombre propio y quienes lo usan para avisos de actualidad, como "cumplo años!", "faltan 33 días para fin de año" o "ya no hay más entradas para Madonna". Hay quienes llegan, incluso, a ejercer lo que podría llamarse "el reality nick": son los que, a medida que va pasando algo a lo largo del día, lo actualizan en su nombre y ponen por ejemplo: "comiendo con Patricia", "me anoté en el examen", "llueve en mi ventana" o "ahora salió el sol", etc. También están quienes aprovechan el espacio para poner una frase (propia o ajena) que consideran (por profunda o ingeniosa) digna de publicitar; están quienes prefieren poner chistes breves y los que optan por una salida tipo Prince, y abandonan los signos de la escritura para llamarse con un impronunciable ícono. 

¿Qué nicks conocen? ¿Cuáles son los mejores y cuáles, los peores? ¿Qué nicks eligen? ¿Los cambian camaleónicamente o se mantienen fiel a su identidad virtual? Esperamos sus comentarios aquí.

Editorial LibrosEnRed


02

 

tapa


   Hijas de Lilith    

   María del Carmen Piqueras Soria

   Novela Histórica


En el Madrid de 1730 aparecen los cadáveres de dos novicias cruelmente asesinadas en el centro de la capital con un único testigo del hallazgo: un joven aburguesado, hijo de un reputado médico.

El joven recibe el encargo de esclarecer todo lo relativo a esas muertes junto con un antiguo miembro de la Inquisición, un alguacil de buena familia en otro tiempo muy bien considerado. La orden parte nada menos que de la reina Isabel de Farnesio, ya que la extraña presencia de una tercera muchacha de origen italiano a escasa distancia de donde se hallaron los cadáveres pone en peligro no sólo un matrimonio político acordado entre ella y un noble español, sino su propia vida, que habrá que proteger a toda costa.

Juntos descubrirán un complejo entramado en las vidas de todos los personajes, cuyo comienzo tuvo lugar años atrás, en un oscuro suceso que desencadenó toda una serie de muertes y persecuciones por Francia e Italia hasta llegar a España y ahora amenaza sus vidas a medida que se internan en un maquiavélico laberinto escrupulosamente ideado por un ser despiadado.

María del Carmen Piqueras Soria posee un gran amor por las artes, que complementó con estudios de carácter científico (es analista química). Además, es una aficionada a la historia y a los viajes por el mundo.

En el presente, su inquietud ha evolucionado hacia las vertientes pictórica y literaria. Tuvo mucho éxito en el mundo de la pintura, en el cual exploró diferentes estilos y consiguió numerosas ventas. Ahora se inició en el mundo literario con una novela histórica en la que viaja al corazón de personajes de muy distinta naturaleza que entremezclan sus destinos en una inquietante obra ambientada en la España de 1730.
 

tapa
     Vacaciones en Bonilla


     Marlene Rivero Romero
    
     Cuentos


Es una historia real que relata las vivencias de dos hermanos que, en sus primeras vacaciones escolares, viajan a conocer a sus parientes paternos de las montañas de los Andes venezolanos

Nos lleva a un mundo donde la naturaleza, la magia y el misterio se unen; donde la aventura, los duendes, enanos, la fantasía y la búsqueda del tesoro se convierten en un mundo mágico; donde los personajes de la historia del país y de nuestra cultura están siempre presentes, y donde los valores familiares prevalecen para enseñarnos a respetar a las personas mayores, a nuestra cultura y a la naturaleza.

Es una historia en la cual nos transportamos de la vida de ciudad a la vida de montaña, en un lugar alejado del resto de la civilización. Todos los personajes son reales; algunas historias fueron relatadas por habitantes del pueblo, según sus propias vivencias.

Marlene Rivero Romero nació en un pequeño pueblo llamado Victoria, en Venezuela, pero creció en la capital, Caracas. Tiene cuatro hermanos, sobrinos y sobrinas, y sus padres aún viven. Comenzó a escribir de pequeña; compuso 27 canciones y 8 poesías.

Empezó a escribir Marlene Rivero Romero luego de un viaje a la montaña de los Andes en Venezuela, con su padre y un hermano; fue ahí cuando estuvo realmente en contacto con la naturaleza y con las personas mayores, lo cual le sirvió de inspiración.

Estudió Ingeniería de Computación en la Universidad Nacional Abierta de Venezuela, dio clases en escuelas primarias y trabajó en compañías de seguros. Actualmente vive con su esposo, sus cuatro hijos y sus dos nietas en un tranquilo pueblo de Utah, donde dio clases en la primaria de la iglesia de su comunidad. Le encanta escribir, tomar jugos de frutas y comer comida saludable, y le gustan la gente sincera y sencilla, el chocolate, la naturaleza, los pájaros y los árboles (disfruta transportándose en el tiempo con ellos para crear nuevas historias).

Escribió varias historias para niños, pero aun no fueron publicadas. Está trabajando en los dibujos de sus historias.
 

El libro de regalo

tapa

Hamlet

Una de las mejores obras de Shakespeare.

El padre ha muerto y su madre se ha casado con el supuesto asesino. La comida del funeral se ofrece como primer plato en el casamiento. Hay un fantasma que deambula y grita por venganza. El príncipe Hamlet ve, supone, escucha. ¿En quién se podrá confiar? Misterio, traición, amor, amistad y venganza, elementos apasionantes reunidos en un drama genial.
 


¿Usted también escribe? Poesía, ensayo, relatos, novelas...
Sea parte de nuestro catálogo.

Ingrese aquí para conocer nuestras propuestas de edición.



3. Foros
03


Últimos días de noviembre, el calor o el frío se agudizan, las ciudades amanecen vestidas de Navidad: se viene el fin de año. ¿Cómo es la mejor forma de pasarlo?

¿De viaje? ¿En qué lugar? ¿En una ciudad con gran movida o en un paisaje paradisíaco, del tipo montaña y lagos o playa caribeña? ¿Cuál sería el ranking de lugares bonitos desde el que recibir el 2009?

¿En la intimidad, con una o dos personas? ¿Solo? ¿O en una fiesta concurrida, pura algarabía, mirando fuegos artificiales y bailando hasta el amanecer?

Imaginemos juntos el mejor fin de año aquí. ¿Cuáles serían sus planes soñados?
  

 

4. Las tres condiciones del contagio artístico, por Tolstoi*
04



"Cuanto más fuerte es el contagio, tanto más verdadero es el arte, como tal arte, independientemente de su contenido, es decir, del valor de los sentimientos que nos transmite.
Y el grado del contagio artístico depende de tres condiciones: primero, de la mayor o menor singularidad, originalidad, novedad de los sentimientos expresados; segundo, de la mayor o menor claridad en la expresión de esos sentimientos; tercero, de la sinceridad del artista, o de la intensidad mayor o menor con que experimenta él mismo los sentimientos que expresa.

Cuanto más singulares y nuevos son los sentimientos, más se aferran al individuo a quien se transmiten. Este recibe una impresión tanto más viva, en cuanto es más singular y más nuevo el estado de alma al que se encuentra transportado.

La claridad con que son expresados los sentimientos determina en segundo lugar el contagio, porque, dada nuestra impresión de estar unidos con el autor, es mucho más grande nuestra satisfacción, si se encuentran claramente expresados aquellos sentimientos que, desde hace tiempo, nos parece experimentar y que acabamos de expresar felizmente.

Pero, sobre todo, el grado del contagio artístico se determina por el grado de sinceridad del artista. Desde que el espectador, el oyente, el lector, adivinan que el artista está emocionado por su propia obra, se asimilan todos sus sentimientos; y por lo contrario, cuando adivinan que el autor no produce su obra para sí mismo, que no siente lo que expresa nace en ellos un deseo de resistencia, y ni la novedad del sentimiento, ni la claridad de la expresión les lleva a la emoción deseada.

Hablo de las tres condiciones del contagio artístico; pero, en realidad, las tres se reducen a la última, que exige al artista que experimente por cuenta propia los sentimientos que expresa. Esta condición implica, en efecto, la primera, pues si el artista es sincero expresará el sentimiento tal como lo ha experimentado; y, como cada hombre difiere de los demás, los sentimientos del artista serán tanto más nuevos para los demás hombres, cuanto más profundamente los haya él experimentado. Y, de la misma manera, cuanto más sincero es el artista, con mayor claridad expresará el sentimiento nacido en su corazón.

La sinceridad es también la condición esencial del arte. Esta condición está siempre presente en el arte popular y falta casi siempre en el arte de las clases superiores, en el que el artista tiene siempre en cuenta las circunstancias de provecho, de conveniencia o de amor propio profesional.

He aquí, pues, por qué signo cierto se puede diferenciar el arte verdadero de su falsificación, y cómo es posible medir el grado de excelencia del arte, como arte en sí, independientemente de su contenido. Pero se presenta ahora otro problema: ¿por qué signo se distinguirá, en el contenido del arte, cuál es bueno y cuál es malo?"
 

*León Tolstoi (1828-1910) fue destacado escritor ruso, autor de obras extraordinarias como Ana Karenina y La guerra y la paz

 

05


El...

     30 de noviembre de 1835 nace Samuel Clemens ("Mark Twain"), escritor estadounidense. Muere en 1900 Oscar Wilde, escritor irlandés.

      de diciembre de 1887 el personaje de Sherlock Holmes toma vida con la publicación de Estudio en escarlata.

     4 de diciembre de 1875 nace el poeta austríaco Rainer María Rilke.

     5 de diciembre de 1870 muere Alejandro Dumas. Fue un novelista muy prolífico, autor de clásicos como Los tres mosqueteros y El conde de Montecristo.

     9 de diciembre de 1954 el escritor estadounidense Ernest Hemingway gana el Premio Nobel de Literatura. Dos años más tarde, lo recibe español Juan Ramón Jiménez. Y en 1997 el cubano Guillermo Cabrera Infante obtiene el Premio Cervantes.

     10 de diciembre de 1902 nace la escritora cubana Dulce María Loynaz. Recibió numerosas distinciones, entre las que se destacan la Cruz de Alfonso X el Sabio (España, 1947), el Premio Nacional de Literatura (Cuba, 1988), la Orden Félix Varela, Premios de la Crítica (Cuba, 1987, 1988 y 1991), y el Premio Miguel de Cervantes (España, 1992). Entre sus obras figuran Poemas sin nombre (1953), Poemas naúfragos (1991), la novela Jardín, Un verano en Tenerife y Fe de vida (autobiográfico).

     11 de diciembre de 1198 muere Averroes, filósofo y médico árabe. Había nacido en 1126, en la ciudad española de Córdoba. Sobresalió como comentarista y divulgador del pensamiento aristotélico.

     12 de diciembre de 1993 muere Guy Des Cars, escritor francés. Todas sus novelas fueron traducidas a treinta idiomas. Entre sus obras figuran El solitario, El péndulo, La impostora, La maldita y El castillo de la judía. Obtuvo el premio de la Academia Francesa por El bruto.

     16 de diciembre es un día importante para la ciencia ficción: nacen dos de los autores más relevantes del siglo en cuanto a este género. En 1917, Arthur Charles Clarke, escritor inglés, y, en 1928, nace el estadounidense Philip Kindred Dick. Precisamente de él presentamos la exposición acerca de las particularidades de esta forma de hacer literatura:

"En primer lugar, definiré lo que es la ciencia ficción diciendo lo que no es. No puede ser definida como "un relato, novela o drama ambientado en el futuro", desde el momento en que existe algo como la aventura espacial, que está ambientada en el futuro pero no es ciencia ficción; se trata simplemente de aventuras, combates y guerras espaciales que se desarrollan en un futuro de tecnología superavanzada. ¿Y por qué no es ciencia ficción? Lo es en apariencia, y Doris Lessing, por ejemplo, así lo admite. Sin embargo la aventura espacial carece de la nueva idea diferenciadora que es el ingrediente esencial. Por otra parte, también puede haber ciencia ficción ambientada en el presente: los relatos o novelas de mundos alterno. De modo que si separamos la ciencia ficción del futuro y de la tecnología altamente avanzada, ¿a qué podemos llamar ciencia ficción?

Tenemos un mundo ficticio; este es el primer paso. Una sociedad que no existe de hecho, pero que se basa en nuestra sociedad real; es decir, esta actúa como punto de partida. La sociedad deriva de la nuestra en alguna forma, tal vez ortogonalmente, como sucede en los relatos o novelas de mundos alternos. Es nuestro mundo desfigurado por el esfuerzo mental del autor, nuestro mundo transformado en otro que no existe o que aún no existe. Este mundo debe diferenciarse del real al menos en un aspecto que debe ser suficiente para dar lugar a acontecimientos que no ocurren en nuestra sociedad o en cualquier otra sociedad del presente o del pasado. Una idea coherente debe fluir en esta desfiguración; quiero decir que la desfiguración ha de ser conceptual, no trivial o extravagante... Esta es la esencia de la ciencia ficción, la desfiguración conceptual que, desde el interior de la sociedad, origina una nueva sociedad imaginada en la mente del autor, plasmada en letra impresa y capaz de actual como un mazazo en la mente del lector, lo que llamamos el shock del no reconocimiento. Él sabe que la lectura no se refiere a su mundo real.

Ahora tratemos de separar la fantasía de la ciencia ficción. Es imposible, y una rápida reflexión nos lo demostrará. Fijémonos en los personajes dotados de poderes paranormales; fijémonos en los mutantes que Ted Sturgeon plasma en su maravilloso Más que humano. Si el lector cree que tales mutantes pueden existir, considerará la novela de Sturgeon como ciencia ficción. Si, al contrario, opina que los mutantes, como los brujos y los ladrones, son criaturas imaginarias, leerá una novela de fantasía. La fantasía trata de aquello que la opinión general considera imposible; la ciencia ficción trata de aquello que la opinión general considera posible bajo determinadas circunstancias. Esto es, en esencia, un juicio arriesgado, puesto que no es posible saber objetivamente lo que es posible y lo que no lo es, creencias subjetivas por parte del autor y del lector.

Ahora definiremos lo que es la buena ciencia ficción. La desfiguración conceptual (la idea nueva, en otras palabras) debe ser auténticamente nueva, o una nueva variación sobre otra anterior, y ha de estimular el intelecto de lector; tiene que invadir su mente y abrirla a la posibilidad de algo que hasta entonces no había imaginado. "Buena ciencia ficción" es un término apreciativo, no algo objetivo, aunque pienso objetivamente que existe algo como la buena ciencia ficción.

Creo que el doctor Willis McNelly, de la Universidad del estado de California, en Fullerton, acertó plenamente cuando afirmó que el verdadero protagonista de un relato o de una novela es una idea y no una persona. Si la ciencia ficción es buena, la idea es nueva, es estimulante y, tal vez lo más importante, desencadena una reacción en cadena de ideas-ramificaciones en la mente del lector, podríamos decir que libera la mente de este hasta el punto que empieza a crear, como la del autor. La ciencia ficción es creativa e inspira creatividad, lo que no sucede, por lo común, en la narrativa general. Los que leemos ciencia ficción (ahora hablo como lector, no como escritor) lo hacemos porque nos gusta experimentar esta reacción en cadena de ideas que provoca en nuestras mentes algo que leemos, algo que comporta una nueva idea; por tanto, la mejor ciencia ficción tiende en último extremo a convertirse en una colaboración entre autor y lector en la que ambos crean... y disfrutan haciéndolo: el placer es el esencial y definitivo ingrediente de la ciencia ficción, al placer de descubrir la novedad.


     19 de diciembre de 1859 muere Wilhelm, uno de los célebres hermanos Grimm -recopiladores y autores de populares cuentos infantiles.

     20 de diciembre de 1968 muere John Ernst Steinbeck, escritor estadounidense, ganador del Premio Nobel en 1962.

¿Nos quiere recordar alguna efeméride?

Escríbanos a http://www.librosenred.com/mensajes.aspx

     

06
 

Para conocer todos los títulos de nuestro catálogo:
http://www.librosenred.com/listado.aspx

Para obtener libros y audiolibros gratis:
http://www.librosenred.com/librogratis.aspx

Para saber cómo adquirir un libro en nuestro sitio: http://www.librosenred.com/comocompro.aspx

Para conocer nuestros programas de edición:
http://www.librosenred.com/programas.aspx

Para conocer nuestros kioscos digitales: http://www.librosenred.com/explicacionkiosco.aspx

Para enterarse de cómo publicar su obra en papel y difundirla en LibrosEnRed y en muchos otros sitios, incluyendo
Amazon y Barnes & Noble: www.librosenred.com/pod.asp

Para conocer nuestros servicios para escritores: http://www.librosenred.com/servicios.aspx

Para conocer a nuestros autores
http://www.librosenred.com/autores.aspx

 

07

 
Este mail lo reciben aquellos que se han suscrito al Club de Lectores de LibrosEnRed o que han solicitado el envío ingresando su dirección de correo electrónico en nuestro sitio. LibrosEnRed solo envía correos que hayan sido previamente solicitados. No comercializa bajo ningún concepto datos de nuestros suscriptores y clientes. Cliquee en política de privacidad para saber más acerca de los aspectos legales de nuestra empresa.

Si usted no desea recibir este boletín o quiere cambiar los datos con los que se suscribió, siga las siguientes instrucciones:

  • Para desuscribirse del boletín, haga clic aquí

  • Para cambiar los datos de su suscripción a nuestro Club de Lectores, haga clic aquí.

transp
transp