logo
Boletín de LibrosEnRed Nº 39
 21 de abril de 2004
trans

"No debemos obligar al lector a leer una frase de nuevo."
 
Gabriel García Márquez (n. 1928), escritor y periodista colombiano

En este número:

1. Editorial

2. Recomendados (con libro clásico de regalo)

3. Encuesta para los lectores

4. "Decálogo del escritor", por Augusto Monterroso

5. Cine-debate con nuestros autores. La Pasión de Cristo, de Mel Gibson

6. Efemérides y noticias literarias

7. Direcciones para encontrarnos

8. Suscripciones

01



Junto con el mes de abril llegó la celebración de Pascuas, acontecimiento religioso tanto para creyentes judíos como cristianos. También -aprovechando sin duda la ocasión- estas semanas trajeron el estreno, en muchas ciudades del mundo, de una de las películas más controvertidas de la historia: La Pasión de Cristo.

Que más que violenta, es brutal; que culpa de forma colectiva al pueblo judío; que está hecha por un sádico demente son algunas de las acusaciones dirigidas a este film. Que no es más feroz que el relato de los Evangelios, que no es antisemita, que Mel Gibson captó por fin el espíritu del padecimiento final de Jesucristo son los argumentos de defensa que más frecuentemente se les oponen.

Debatir y enfrentar opiniones es siempre enriquecedor. Por eso, abrimos en este boletín un espacio en donde presentamos diferentes puntos de vista acerca de la película. También ustedes, lectores, pueden sumarse a la discusión y enviarnos sus comentarios a editorial@librosenred.com. Atendiendo a la disponibilidad de espacio, los publicaremos en nuestra sección de Artículos.


Una promoción imperdible

Dentro de las 200 000 personas que reciben este boletín, sabemos que hay muchas escritoras y escritores. Esta es una oferta para ellos: quienes contraten una Edición Absoluta (a partir de hoy y hasta el viernes 7 de mayo), recibirán, en vez de 20, ¡36 ejemplares en papel, en su domicilio! Demás está decirlo, los libros extra les vendrán de maravillas para regalar y darlos como promoción. Es una oportunidad para no dejar pasar. 


El Acertijo

El ganador del último acertijo fue el Víctor Linares Pantigoso, de Perú. La respuesta era Leopoldo Marechal y el título más famoso al que aludíamos era Adán Buenosayres

El juego de este mes parte de una breve pregunta:

¿En ocasión de la muerte de qué gran hombre de las letras
llegó a decir un director de la Real Academia Española "se apaga la palabra"?


Si se imaginan quién es, envíen su respuesta -directamente en el asunto del correo electrónico- a elacertijo@librosenred.com. Si tienen dudas, esperen la próxima pista el lunes 3 de mayo, aquí


Adelantos de la próxima entrega

Nos despedimos con un anticipo: el próximo boletín vendrá con todo. Cumplimos 4 años (y el boletín, 40 entregas) y pensamos tirar el sitio por la ventana. Conviene que se queden atentos, porque autores y lectores resultarán favorecidos.

Y no olviden que la promoción de 36 ejemplares incluidos en la Edición Absoluta termina el 7 de mayo.

Afectuosamente, 

Editorial LibrosEnRed

 

02

 

Nuevo diccionario de Publicidad, Relaciones Públicas y Comunicación Corporativa

tapa                                                                  

   Colección: Comunicación

   Autor: José Javier Muñoz
            
            

Más de 2.200 acepciones sobre publicidad comercial, empresarial, institucional y política, marketing promocional y relaciones públicas. Incluye los términos más clásicos y los más recientes.

Su autor ha escrito también Diccionario de Periodismo, Publicidad y Relaciones Públicas, el manual de referencia que ha sido calificado por el catedrático J. Díaz Noci como el libro número uno entre los más representativos de la profesión.

José Javier Muñoz nació en Bilbao, España. Es periodista, técnico en Relaciones Públicas y en Programación de Radiotelevisión; licenciado en Periodismo y doctor Ciencias de la Información. Ha publicado doce libros, además de los mencionados, entre los que sobresalen Redacción periodística: teoría y práctica, La radio: teoría y práctica (con César Gil), Televisión, sociedad y educación, Más allá del personaje y La televisión y los niños (con Luis Miguel Pedrero).


Ipadu. La semilla maldita

tapa   

   Colección: Novelas

   Autor: Marco T. Robayo
             


Entre el comercio interno de cocaína y el mercado internacional de la droga, hay un salto grande y arriesgado. Carlos Santamaría lo dará sin vacilar, aún sabiendo que su propia vida corre peligro.

En la década de los ochenta, en Colombia, muchos grupos dedicados al tráfico de estupefacientes giraron en torno a los carteles o hicieron alianzas entre sí. Esto desencadenó una enmarañada red en condiciones de abastecer sin reserva los mercados internacionales. Carlos Santamaría, el protagonista de esta historia, decide sacar provecho de este contexto y se lanza a la aventura enviando un cargamento de droga a Milán, donde ha hecho una importante conexión con un holandés que maneja los hilos del narcotráfico en Italia. Allí comienza una tensa y dramática historia, de final totalmente impredecible.

Marco T. Robayo nació en la ciudad de Bogotá, Colombia. Desde temprana edad se inició en las lides literarias, campo en el que ha recibido varios reconocimientos. Actualmente reside en Dallas, Texas, EE.UU., y se dedica a la redacción de su segundo libro.

Sumérjase -refugiado en la comodidad de su hogar- en el intrincado y peligroso mundo del narcotráfico en Colombia.


Don Fernando de Cataplasmas, un auténtico cazafantasmas

tapa                                                                  

   Colección: Relatos Esotéricos

   Autor: Cristóbal Acera Martín
            



Prepárese para un viaje al mundo de lo inimaginable, ¡ríase y asómbrese con lo surrealistas que pueden ser las cosas de la vida!

Don Fernando Cataplasmas, un auténtico cazafantasmas es el primer volumen de una serie de relatos cortos que nos presenta las desopilantes andanzas de un parapsicólogo.

De un matrimonio de seres disparatados (pero que se hacen querer desde la primera página) nace Fernandito. Su infancia transcurre plácidamente: de noche, su padre le lee cuentos de horror para que concilie mejor el sueño. De día, recibe lecciones particulares para que vaya formándose como el abogado que tiene por destino ser. 

Pero siendo adulto, Fernando se rebela: decide no seguir la carrera de Derecho y, en cambio, ofrecer sus servicios como cazafantasmas, promocionando "métodos ultramodernos, última tecnología y capacidad de llevar a cabo desencantos y limpieza de intrusos fantasmagóricos". Así, se embarca en difíciles misiones como la de perseguir 300 pares de piernas, rescatar a una niña poseída por un jabalí o detener a un semáforo que se propasa con señoritas. 

Cristóbal Acera Martín nació en Salamanca, España. Es gran admirador de Edgar Allan Poe, Lovecraft y Tolkien, autores de los que ha leído la obra completa. Su riqueza imaginativa y sentido del humor tendrán al lector atrapado hasta el punto final.

 

El clásico de regalo


Durante este mes, ofrecemos de regalo Bartleby, el escribiente. Bartleby es uno de los personajes más intrigantes de la literatura. Enrique Vila-Matas lo retomó para pensar sobre los escritores con atracción "por la nada", que a partir de determinado momento prefirieron no escribir más (como Rulfo, Rimbaud y Salinger).
 
Su historia también fascinó a Jorge Luis Borges:

"Bartleby, que data de 1856, prefigura a Franz Kafka. Su desconcertante protagonista es un hombre oscuro que se niega tenazmente a la acción. El autor no lo explica, pero nuestra imaginación lo acepta inmediatamente y no sin mucha lástima. En realidad son dos los protagonistas: el obstinado Bartleby y el narrador que se resigna a su obstinación y acaba por encariñarse con él". 

tapa

    Bartleby, el escribiente

     Colección: Relatos

    Autor: Herman Melville

 


¿Usted también escribe? Nosotros lo editamos.
Ingrese
aquí para conocer nuestras propuestas de edición.

 

Encuesta para los lectores
03


Se internan en el mundo de lo desconocido
. Exploran las visiones más extrañas. Imaginan seres fantásticos -vampiros, brujas, hombres lobo, animales monstruosos, personas de ultratumba-, propios de las pesadillas. En sus travesías, se hacen acompañar por el lector. Lo llevan de la mano, para soltársela lentamente en una necrópolis, en un castillo habitado por espectros o en el momento en que la narración se puebla de temibles criaturas de naturaleza indescifrable... Son los maestros del terror, expertos en el arte de fascinar (y dejar, a la vez, temblando) a quienes se animan a asomarse a las páginas que escriben. 

La encuesta de este mes pregunta por ellos. A usted, lector, ¿la obra de qué autor ha logrado despertarle  verdadero terror?

  • la de Edgar Allan Poe (definido por nada menos que Lovecraft como "deidad y fuente de toda ficción diabólica")
     

  • la del mismo Howard P. Lovecraft
     

  • la de Stephen King, sin duda, el más exitoso entre los escritores actuales
     

  • la de Joseph Sheridan Le Fanu, pionero en la creación de ghost-stories
     

  • la de Clive Barker, autor de Hellraiser y Razas de noche, obras que excedieron el espacio literario para presentarse también en cine, cómics e incluso videojuegos.


Cuéntenos qué autor le resulta más escalofriante haciendo clic aquí


"Decálogo del escritor", por Augusto Monterroso*
04



"Entre mejor escribas más lectores tendrás;
mientras les des obras cada vez más refinadas,
 un número cada vez mayor apetecerá tus creaciones
."
 

Primero.
Cuando tengas algo que decir, dilo; cuando no, también. Escribe siempre.


Segundo.
No escribas nunca para tus contemporáneos, ni mucho menos, como hacen tantos, para tus antepasados. Hazlo para la posteridad, en la cual sin duda serás famoso, pues es bien sabido que la posteridad siempre hace justicia.


Tercero.
En ninguna circunstancia olvides el célebre dictum: "En literatura no hay nada escrito".


Cuarto.
Lo que puedas decir con cien palabras dilo con cien palabras; lo que con una, con una. No emplees nunca el término medio; así, jamás escribas nada con cincuenta palabras.


Quinto.
Aunque no lo parezca, escribir es un arte; ser escritor es ser un artista, como el artista del trapecio, o el luchador por antonomasia, que es el que lucha con el lenguaje; para esta lucha ejercítate de día y de noche.


Sexto.
Aprovecha todas las desventajas, como el insomnio, la prisión, o la pobreza; el primero hizo a Baudelaire, la segunda a Pellico y la tercera a todos tus amigos escritores; evita pues, dormir como Homero, la vida tranquila de un Byron, o ganar tanto como Bloy.


Séptimo.
No persigas el éxito. El éxito acabó con Cervantes, tan buen novelista hasta el Quijote. Aunque el éxito es siempre inevitable, procúrate un buen fracaso de vez en cuando para que tus amigos se entristezcan.


Octavo.
Fórmate un público inteligente, que se consigue más entre los ricos y los poderosos. De esta manera no te faltarán ni la comprensión ni el estímulo, que emana de estas dos únicas fuentes.


Noveno.
Cree en ti, pero no tanto; duda de ti, pero no tanto. Cuando sientas duda, cree; cuando creas, duda. En esto estriba la única verdadera sabiduría que puede acompañar a un escritor.


Décimo.
Trata de decir las cosas de manera que el lector sienta siempre que en el fondo es tanto o más inteligente que tú. De vez en cuando procura que efectivamente lo sea; pero para lograr eso tendrás que ser más inteligente que él.


Undécimo.
No olvides los sentimientos de los lectores. Por lo general es lo mejor que tienen; no como tú, que careces de ellos, pues de otro modo no intentarías meterte en este oficio.


Duodécimo.
Otra vez el lector. Entre mejor escribas más lectores tendrás; mientras les des obras cada vez más refinadas, un número cada vez mayor apetecerá tus creaciones; si escribes cosas para el montón nunca serás popular y nadie tratará de tocarte el saco en la calle, ni te señalará con el dedo en el supermercado.


El autor da la opción al escritor, de descartar dos de estos enunciados, y quedarse con los restantes diez.


*Augusto Monterroso (guatemalteco, 1921-2003) vivió la mayor parte de su vida en México. En su obra -de prosa concisa, accesible, claramente inclinada a la parodia, la fábula, el absurdo, el humor negro y la paradoja- se destacan los títulos Obras completas (y otros cuentos) (1959), La oveja negra y demás fábulas (1969), Movimiento perpetuo (1972) y la novela Lo demás es silencio (1978).

Fue galardonado con el premio Villaurrutia en 1975 y en 1988, con la condecoración del Águila Azteca. En 1996, recibió el Premio Juan Rulfo de narrativa.
 

Si desea conocer nuestra colección de relatos, algunos de ellos gratuitos, cliquee aquí.

05



"Hace aproximadamente un mes vi La pasión de Cristo, dirigida por Mel Gibson, en un pase previo al estreno que se dio en algunos cines de mi ciudad. Lo que más me llamó la atención, al margen de la película, fue la mercadotecnia que se movía alrededor, promoviendo la polémica como arma de difusión.

Como película, y esto es lo que es, se trata de un testimonio pobre. Visualmente resulta desagradable. El guión tiene un ritmo excesivamente lento. Los personajes no están desarrollados. El gran aliciente, tal vez el único, es escuchar los diálogos en latín y arameo. El tema de la película es lo que la ha rescatado para la gran taquilla.

Se trata sólo de una (mala) película. Sin embargo, ciertos grupos cristianos la han tomado como gran testimonio de los últimos momentos de Cristo y por eso la defienden. Análogamente a los cristianos están los judíos que se han sentido insultados por la película y las declaraciones del director. Cabe plantearse si hacía falta una película para que se dieran cuenta de que fueron sus antepasados judíos los que mataron a Jesucristo (tendrían que leer la Biblia entera con más precisión y menos fanatismo).

Parece ser que la "epistemología de las pasiones" está detrás del éxito de taquillaje de esta película más allá de la calidad fílmica. La cristiandad tiene ahora que pasar por taquilla para mostrar su devoción. Realmente es una lástima. Lo peor es que el final de la película amenaza con una segunda parte: La resurrección de Cristo. ¿Tendremos que pasar por taquilla nuevamente?"

Francisco Villena, autor de La caja de galletas,
 novela sorprendente, de atmósfera posmoderna y de altísima calidad narrativa.
 


"No me extraña que se haya desatado una tan desmedida e injusta polémica en torno a este filme. Siendo que el misterio de la iniquidad está tan claramente expuesto, y siendo que es tan fuerte el claroscuro entre el amor y la maldad que se expresa en esta obra artística, no es de extrañar que el mundo entero se polemice... Cristo es siempre "signo de contradicción".

Hoy fui a ver la película con mi mente cargada de toda la polémica que previamente había leído. Y como primera impresión observo que no es la tan comentada violencia de las imágenes lo que me ha impactado principalmente, aunque en verdad han conmovido mi sensibilidad.

Lo que de esas imágenes me ha alcanzado el corazón es el agua salvífica que golpea y conmociona la tierra, haciéndola brotar en fruto de resurrección... Me alcanzó el corazón esa lágrima de las escenas finales, que es la del ojo de Dios Padre. Una lágrima que cae de lo alto del Cielo cuando ve a su Hijo muerto. Una lágrima que con su golpe sepulta al demonio y a todo lo en él mentado.

Es la misma lágrima corredentora, que se contiene en la pose siempre entera, dolorida, pero serena y contemplativa de María: la pose de una Madre que guarda en su corazón una certeza divina... La certeza que se hace evidente en la libertad ante la Cruz que expresa su Hijo al abrazarse decididamente al instrumento de su suplicio. No es una vida que le quitan a Cristo, es una Vida que Él nos da. Es una película rebosante de vitalidad, de amor filial y fraterno en todas sus escenas. Un amor que en medio de la noche ilumina el sepulcro desde adentro, desinfla las ínfulas de la muerte atadas al sudario y echa a andar la Iglesia que ha explotado en raudo caudal desde su costado abierto por la lanza.

Es una película que hace una espléndida lectura universalista de la historia... Jesús comienza su Pasión pisando la cabeza de la serpiente del Génesis y se proyecta hacia el Apocalipsis asociando a María en la certeza de que todas las cosas serán hechas nuevas por Él. "Madre, ya ves que hago nuevas todas las cosas", dice Jesús a María al encontrársela en la vía dolorosa. Y todo es en verdad "recreado" en Él.

Cuando Jesús es menospreciado como "el hijo del carpintero", la escena nos retrotrae al tiempo de sus treinta años de vida, mostrándonos a un Cristo trabajador ocupado en construir una mesa que a la Virgen le resulta extraña, pues su diseño es más propio de nuestra época que de la suya. Su diálogo con María en esa ocasión, da cuenta de que Jesús estaba consciente de cumplir una misión redentora de alcance universal (espacial y temporalmente). Pero una misión que se alcanza en la simpleza de lo cotidiano... una misión que ya se trasunta en la simple construcción de esa mesa. ¡Una mesa, un Altar! La luz del espíritu triunfando sobre la oscuridad de la materia, al transformarla mediante la realización del trabajo cotidiano y triunfando también en la consagración eucarística...

Algo muy significativo ocurre con la temporalidad en este filme. Se obvia todo lo que es obvio en una narración lineal y cronológica de la vida de Cristo, como la de Zefirelli, por ejemplo. Mel Gibson ha focalizado su relato enclavándolo en todo lo que es clave profunda de interpretación del cuerpo completo de las Escrituras sagradas: la epopeya redentora del Rey del universo, desde el Génesis hasta el Apocalipsis. Antiguo y Nuevo Testamento.

Siendo la Pasión un acto divino, la temporalidad no procede cronológicamente (agotándose en su misma sucesión), sino enclavándose en un punto único de plenitud de todos los tiempos... Un punto que lo abarca todo, hacia atrás y hacia delante.

En el Gólgota, cuando la mirada misericordiosa de Dios Padre nutre la tierra desde el Cielo, el mundo se conmociona en sus mismos fundamentos, los elementos se estremecen y la tierra se parte, abriéndose en un antes y un después de Jesucristo...

La plenitud de ese tiempo que ilumina y hace divinos todos los caminos de la tierra, se manifiesta con dinamismo en la actitud del crucificado que, una vez resucitado, se pone de pie y echa a andar por sí mismo desde la oscuridad del sepulcro.

Son también interesantes las gélidas miradas del demonio. Cuando Satanás se le muestra llevando en brazos a un bebé monstruoso, se acentúa la idea de un Dios Padre que pareciera haber abandonado cruelmente a su Hijo en el suplicio. Pero si esa escena se observa con relación a la oración de Jesús en Getsemaní, en el huerto de los olivos, y con lo acontecido luego en la cima del Gólgota, se puede ver que Jesús carga libremente con la realidad del pecado de toda la humanidad, incluso en aquello que el pecado tiene de más hondo: el abandono de Dios por parte del hombre, el olvido del hombre para con un Dios que nunca olvida el amor que ha donado. Por eso, el infernal abandono de Dios es redimido por Cristo mismo atravesando esa humana experiencia ("Padre, ¿por qué me has abandonado?"), pero vivenciándola divinamente como un radical abandono en Dios... “Padre, que no se haga mi voluntad, sino la tuya”, “Padre, todo se ha cumplido”... "En tus manos encomiendo mi espíritu". Y el Padre responde con su gracia vivificadora, con el amor eterno que nunca olvida...

Se han dicho muchas cosas sobre esta obra de arte cristiano. Se ha dicho que esta es una película "aburrida"... Quienes lo dicen no han logrado ser entre-tenidos por ese juego cruzado de miradas enamoradas que van tejiendo la trama profunda del filme.

Se ha dicho que no es una película reflexiva, sino sólo sensorialmente impactante... Pero bueno, no hay modo de que pueda reflexionar en estos símbolos el que no se dispone a ver el fundamento que se encuentra más allá de los fenómenos.

Se ha dicho que es una película sangrienta... Quienes lo dicen no han alcanzado a comprender, por ejemplo, la escena en la que María recoge la sangre de su Hijo como con un paño "purificador", casi en un gesto litúrgico, eucarístico. La sangre del redentor no puede ser derramada en vano, ni pisoteada, ni mucho menos olvidada... Quienes juzgan esta película meramente como "sangrienta", no han podido ver el sentido y la relación que se establece entre la sangre, la filiación, el amor oblativo hasta la efusión de la sangre y la vida palpitante que vivifica cuando se entrega libremente al amado.

Se han hecho críticas personales de Mel Gibson para descalificar su obra cinematográfica... Pero la verdad es la verdad, esté donde esté y la diga quien la diga. Además, Dios escribe poemas hasta con la pata de una mesa; pues sabe escoger a lo que el mundo tiene por nada, para confundir a los que creen que son algo.

Se ha dicho que la película es antisemita...Quienes lo dicen manifiestan una visión muy estrecha del relato y hacen un indebido anacronismo histórico. Además, no comprenden el sentido teológico del misericordioso claroscuro entre "fidelidad e infidelidad" del Pueblo elegido por Dios mismo. El Dios olvidado por su Pueblo, es el Dios que no olvida la promesa redentora hecha a su Pueblo. Pueblo que, por otra parte, somos todos y no sólo los judíos.

Incluso se ha dicho que es una película homofóbica y xenófoba... No entiendo dónde ven la xenofobia los que dicen que ven tal cosa. Pero me figuro que la homofobia la suponen a partir de la escena del encuentro de Jesús con el disoluto Herodes. Pero el problema con Herodes no es una cuestión de orientación sexual, sino que era un mal rey, un libertino, él y toda su corte; es decir, personas incapaces de amar.

Se dijo que, artísticamente, no es una película bella... Bueno, tal vez el gusto socialmente moldeado hoy día esté incapacitado para superar el nivel de afectación sensoria producido por los "efectos especiales". En tal sentido, es un gusto poco apto para poder acceder al nivel de una representación artística de inspiración barroca, conectando con su profunda pretensión de "enseñar, deleitar y conmover".

Dijeron que la película presenta a unos romanos dubitativos, en contraposición a unos judíos ensañados con Jesús, que aparecen como "deicidas"... En verdad Pilatos era tan cruel como supersticioso, y por eso el sueño de su esposa tiene tanta gravitación en sus dudas. Por otra parte, los soldados romanos ciertamente aparecen como personajes brutales. Quien no lo notó, pues vio otra película...

Lo que en definitiva queda en claro es que el "deicidio" lo cometimos todos... Por eso el brazo que se alza para clavar la mano izquierda de Jesús, es el brazo del mismo Mel Gibson.

Se ha dicho que el guión descuida el mensaje social de Jesús y otros aspectos de su predicación en los tres años de vida pública, y que, en tal sentido, fue un error de Mel Gibson el quedarse sólo con la Pasión... Supongo que quienes lo dicen no conocerán esos actos de piedad completamente enfocados sólo en la Pasión, como el Vía Crucis o los Misterios Dolorosos del Santo Rosario. Pero bueno, lo que en realidad hacen evidente estos comentaristas es que no comprenden nada de lo que en verdad es "central" en el mensaje de Jesús: que nos ha redimido del pecado; esto es, de la fuente más profunda de todos –¡todos!– nuestros males.

El punto es que se ha dicho de todo sobre esta película... menos, lo que en verdad es dicho en el filme. En efecto, desde nuestro tiempo se ha criticado una representación de lo acontecido en aquel tiempo. Se ha desatado una polémica respecto de un acto divino que, en cuanto divino, supera las determinaciones del tiempo y del espacio... 

En sentido inverso, pienso que esta es la irrupción fílmica de un acto divino expresado artísticamente, y que no es nuestro tiempo el que polemiza a este relato, sino que es este relato el que como siempre polemiza al mundo... Esa irrupción del mensaje cristiano en su centralidad y radicalidad es la que polemiza a quienes pretenden polemizarla.

En la Pasión fue vencido el tiempo de la muerte, con lo cual no podía sino suceder lo que sucedió: que ese tiempo pleno e inicial, aunque nos llegue artísticamente, no pueda dejar de trastornar nuestra actual cultura de la muerte... ¿Cómo no habría de crisparse nuestro tiempo sombrío y reseco, cuando es artísticamente bañado por un relato revitalizador y luminoso?

Si como la película muestra, hay en verdad un misterio de iniquidad operante en el tiempo; pues entonces queda en claro quién es el realmente molesto por esta obra de Mel Gibson.
 

Lic. Claudio Altisen, profesor de Filosofía y Ciencias de la Educación, y licenciado en Ciencias Sociales.
 Ha publicado varios títulos de reflexión y divulgación en nuestro sello editorial,
 como Epistemología y La teología católica



"Ayer, con una mezcla heterogénea de sentimientos, fui a verla. Además del inicial atractivo que para mí, como para casi todos los profesores, tiene cualquier manifestación cultural me movía la curiosidad de ver algo de lo que "todo el menudo" habla. Buscaba también, de forma un tanto inconsciente pero real, una fórmula mágica que me hiciera más automático el cumplimiento de mis deberes de cristiano a base de removerme con las imágenes tan duras que esperaba encontrar.

Hay una cuestión que, desde mi óptica, es evidente; es una película que, como la historia que narra y el protagonista que la vivió hace dos mil años, no deja indiferente. Técnicamente está muy bien hecha; los actores son muy buenos, la dirección y la fotografía excelentes, completamente fiel a los datos históricos y, en definitiva, una magnífica película que, estoy convencido, se convertirá en un hito en la historia del séptimo arte.

En cuanto a la polémica que la rodea me parecen infundadas las acusaciones que conozco. No logro percibir ninguna intención de antisemitismo en la película; tanto Jesús como su Madre y los demás discípulos como la parte del pueblo que consideraba una barbaridad la crucifixión eran tan hebreos como los que dictaron y promovieron la ejecución de la sentencia. No creo que ningún judío ni actual ni histórico pueda sentirse directamente ofendido ni acusado. El cristianismo, y la película va en esa línea, siempre ha considerado que es la humanidad de todos los tiempos la que clava a Cristo en la cruz; nunca ha promovido, sino todo lo contrario, una actitud antisemita ni antinada.

En cuanto a la dureza de las imágenes, y a un posible exceso de sangre, hay que reconocer que es una película dura pero no parece que sea más dura que la descripción que, del mismo hecho, hacen los Evangelios. Yo en concreto siempre he imaginado que así es como debió ser: una auténtica salvajada realizada con una enorme dureza de corazón. Si que hay una escena que, aún pudiendo ser cierta, no sé si es pertinente; me refiero al ataque del cuervo a Gestas.

En resumen, considero que es una película que merece la pena ver; yo de hecho estoy invitado, en la universidad en la que imparto clases, a una sesión de cine-forum sobre ella y desde luego pienso asistir para profundizar más tanto en los aspectos técnicos como sociológicos de esta producción. Tengo la impresión de que esta segunda vez tampoco será la última; en cuanto pueda disponer de la versión en DVD la analizaré más detenidamente aprovechando las ventajas tecnológicas de ese medio que permite volver una y otra vez sobre las escenas o secuencias a estudio."
 

José Fernando Calderero Hernández es doctor en Ciencias de la Educación y un excelente pedagogo.
En el libro que publicó con nosotros, Mejora tu comprensión y expresión del español, se dedica a la enseñanza de estrategias para la comunicación y de recursos para mejorar el empleo del lenguaje.

 

05


El...

      | 
de abril de 1713 se funda la Real Academia Española, por iniciativa de Juan M. Fernández Pacheco, Marqués de Villena. En 1929, nace el escritor checoslovaco Milan Kundera, cuyo título más célebre es sin duda La insoportable levedad del ser

      |  2 de abril de 1805 nace Hans Christian Andersen, escritor danés. En 1840, nace Emile Zola, escritor francés, representante máximo del Naturalismo en literatura. Esta corriente, una exacerbación del realismo, toma la concepción determinista propia de la ciencia del momento y propone una narrativa en la que los personajes están marcados por una herencia social, geográfica y familiar de la que no pueden escapar.

      |  6 de abril de 1992 fallece Isaac Asimov, científico estadounidense de origen soviético, también  escritor. Este día, en 1943, se publica El Principito, de Antoine de Saint-Exupéry.

      |  7 de abril de 1889 nace Gabriela Mistral, poetisa chilena ganadora del Premio Nobel. En 1891, nace otra grande de las letras latinoamericanas, fundadora de la revista Sur: la escritora argentina Victoria Ocampo.

      |  12 de abril 1857 se publica la novela Madame Bovary. Su lanzamiento se rodeó de escándalo; Flaubert, su autor, fue llevado a juicio, acusado de "inmoralidad".

      |  14 de abril de 1986 muere Simone de Beauvoir, escritora e intelectual francesa. Por su vida y sus obras, desempeñó un papel importante en el desarrollo del movimiento feminista.

      |  15 de abril de 1980 (un día después, pero 6 años antes que su amante y compañera intelectual  Simone de Beauvoir) muere Jean-Paul Sartre, escritor y filósofo francés.

      |  17 de abril de 1695 muere Sor Juana Inés de la Cruz.

      |  19 de abril de 1882 muere Charles Darwin, naturalista británico. En 1998, muere Octavio Paz, escritor mexicano ganador del Premio Nobel en 1990. Fallece también este día, en 1895, el escritor colombiano Jorge Isaacs.

      |  21 de abril de 1910 muere en Nueva York el escritor y humorista estadounidense Mark Twain. En 1988, el escritor mexicano Carlos Fuentes recibe el prestigioso Premio Cervantes de Literatura.

      |  22 de abril de 1724 nace el filósofo alemán Immanuel Kant.

      |  23 de abril de 1616 mueren dos hitos en la historia de la literatura: Miguel de Cervantes Saavedra y William Shakespeare. También este día, en 1925, se publica la primera edición del Quijote en sistema Braille.

En 1996, el novelista español y Premio Nobel de Literatura Camilo José Cela recibe de manos del Rey de España el Premio Cervantes 1995.

      |  24 de abril de 1479 fallece Jorge Manrique, poeta y escritor español

      |  25 de abril de 1852 nace Leopoldo Alas, "Clarín", escritor español. En 1927, nace en España Corín Tellado, autora de miles de títulos (se dice que son alrededor de 4 000) del género llamado "novela rosa". Fallece, en 1911, Emilio Salgari.

      |  29 de abril de 1936 nace Alejandra Pizarnik, poeta argentina. Hija de inmigrantes de Europa Oriental, Pizarnik se trasladó en la década del 60 a París. Allí se vinculó con Julio Cortázar y Octavio Paz. Estudió pintura e hizo trabajos de traducción, pero lo suyo fue siempre escribir. Decía que la poesía no era una carrera, sino "un destino". De vuelta en Buenos Aires, sufrió desequilibrios psicológicos. Finalmente, se suicidó en 1972, a los 36 años. 

En su poesía, aparece como una constante la sensación de desarraigo, de alienación respecto de sí misma, de auto-exilio. También, está presente un fuerte sentimiento de soledad [Los que llegan no me encuentran,/ los que espero no existen.] y abandono [Mi infancia sólo comprende/ al viento feroz/ que me aventó al frío.]. Así se puede leer en estos versos extraídos de diferentes partes de su obra:

En Árbol de Diana:

               ahora
               en esta hora inocente
               yo y la que fui nos sentamos
               en el umbral de mi mirada

               explicar con palabras de este mundo
               que partió de mí un barco llevándome

              
En Mucho más allá:

               ¿Y qué?
               ¿Y qué me da a mí,
               a mí que he perdido mi nombre,
               el nombre que me era dulce sustancia...

               Quisiera hablar de la vida.
               Puesto esto es la vida,
               este aullido, este clavarse las uñas
               en el pecho, este arrancarse
               la cabellera a puñados, este escupirse
               a los propios ojos, sólo por decir,
               sólo por ver si se puede decir:
               "¿es que soy yo? ¿verdad que sí?
               ¿no es verdad que yo existo
               y no soy la pesadilla de una bestia?"


        
¿Desea recordarnos alguna fecha relacionada con el mundo literario? Puede hacerlo escribiendo a
editorial@librosenred.com.

 

06
 
Para conocer todos los títulos de nuestro catálogo: http://www.librosenred.com/listado.asp


Para obtener libros gratis:
http://www.librosenred.com/librogratis.asp

Para saber cómo adquirir un libro en nuestro sitio:
http://www.librosenred.com/comocompro.asp

Para conocer nuestros programas de edición:
http://www.librosenred.com/programas.asp

Para publicar y difundir su obra: http://www.librosenred.com/comoedito.asp

Para enterarse de cómo publicar su obra en papel y difundirla en LibrosEnRed y en muchos otros sitios, incluyendo
http://www.amazon.com y www.BarnesAndNoble.com: http://www.librosenred.com/pod.asp

Para conocer nuestros servicios para escritores: http://www.librosenred.com/servicios.asp

Para conocer a nuestros autores
http://www.librosenred.com/autores.asp

 

07

 
Este mail lo reciben aquellos que se han suscrito al Club de Lectores de LibrosEnRed o que han solicitado el envío ingresando su dirección de correo electrónico en nuestro sitio. LibrosEnRed solo envía correos que hayan sido previamente solicitados. No comercializa bajo ningún concepto datos de nuestros suscriptores y clientes. Cliquee en política de privacidad para saber más acerca de los aspectos legales de nuestra empresa.

Si usted no desea recibir este boletín o quiere cambiar los datos con los que se suscribió, siga las siguientes instrucciones:

  • Para desuscribirse del boletín, haga clic aquí

  • Para cambiar los datos de su suscripción a nuestro Club de Lectores, haga clic aquí.

 

2004 © librosenred
transp
transp